El coste del crédito, claro síntoma de que la recuperación es microeconómica

ZeroHedge nos deja con un gráfico muy interesante sobre la evolución del coste de los créditos en España. En él se puede apreciar de manera gráfica que el optimismo y euforia que se desprende de las palabras de nuestros políticos no tiene equivalencia con lo que se vive a nivel de calle. Y es que, a pesar de que la prima de riesgo esté teniendo un comportamiento extraordinario, a pesar de la evolución del IBEX-35 continúe siendo alcista y a pesar del sorprendente comportamiento de las exportaciones… a pesar de todo ello, las empresas no tienen razones para el optimismo.

El coste del crédito en España se sitúa en el 4,04%, el nivel más alto desde el año 2008. Pero, ¿a qué se debe este repunte si el tipo de interés de la zona Euro es del 0,25%? ¿No deberían tener las empresas acceso al crédito con similares condiciones? ¿Depende el flujo del crédito de las políticas monetarias llevadas a cabo por los Bancos Centrales? Parece evidente que no. Los Bancos Centrales se han empeñado en llevar a cabo políticas macroeconómicas agresivas sin solucionar los problemas microeconómicos de las empresas, hogares y entidades financieras.

En este sentido, el coste del crédito es un claro síntoma de que la confianza en las empresas no solo no se ha reestablecido sino que cada vez es menor. Huelga decir que a mayor riesgo, mayor será la prima que el prestamista solicitará al prestatario por la concesión de ese préstamo. Con una tasa de morosidad creciente en el 13,08%, parece evidente que los bancos no quieren más pérdidas provenientes de créditos de dudoso cobro.

Cabría pensar que existe una segunda causa a este problema: los bancos no ofrecen crédito a su clientela porque no tienen liquidez suficiente para otorgar préstamos. Sucede que la mayoría de entidades bancarias están llevando a cabo la estrategia de inversión conocida como carry trade, consistente en realizar una inversión con una rentabilidad mayor que el coste de su financiación. Las entidades financieras acceden a crédito al 0,25% y lo invierten prácticamente sin riesgo en deuda pública a un 4% (en muchos casos con una rentabilidad mayor), obteniendo un diferencial de más de 375 puntos básicos por esta inversión. Es decir, la liquidez obtenida de los Bancos Centrales se destina a esta redonda inversión.

Entonces, ¿cuál es la solución? En primer lugar, es necesario que las empresas saneen sus maltrechos balance mediante el necesario proceso de desapalancamiento. En segundo lugar, es necesario plantearse nuevas alternativas de financiación más allá de la tradicional bancaria. En este sentido, es imprescindible que los Gobiernos fomenten la creación de Sociedades de Capital Riesgo, capital semilla o mercados líquidos para el descuento de pagarés. Solo de esta manera se reducirá la excesiva exposición de las sociedades a la financiación bancaria y se modificará su estructura financiera, excesivamente dependiente del pasivo exigible.

En definitiva, la recuperación no es macro, como en muchas ocasiones nos quieren hacer ver los políticos. La recuperación es micro, depende de las empresas y hasta que no se reestablezca la confianza.

Anuncios

Un pensamiento en “El coste del crédito, claro síntoma de que la recuperación es microeconómica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s